National Women's Ministries
Salve a uno: ministerio a mujeres que sufren la culpa del aborto
ministerio a mujeres que sufren la culpa del aborto

El Domingo de Santidad de la Vida Humana se celebra el tercer domingo de enero.

«No hay niña que sueñe con crecer y un día tener un aborto», dice Sheila Harper, fundadora de SaveOne, un ministerio que ella estableció para ayudar a mujeres que buscan liberación del dolor emocional y los sentimientos de culpa que sienten después de un aborto. 

Sheila experimentó ese dolor después de que tuvo un aborto en 1985. Durante siete años fue esclava de la bebida, las drogas, las deudas, e incluso intentó suicidarse. «Después de haberme sentido dominada por la muerte, pude limpiarme de mis adicciones lo suficiente como para casarme», nos cuenta Sheila.

Cuando supo de una clase que se dictaba para mujeres que habían tenido un aborto, ella decidió inscribirse. «Este estudio bíblico me devolvió la vida. Me mostró cuánto necesitaba aceptar el perdón de Jesús y también perdonarme yo misma. Fue un maravilloso descubrimiento y la transformación que tanto necesitaba».

Sheila estableció SaveOne en el año 2000 para auxiliar a las mujeres que sufren emocionalmente a consecuencia del aborto. Ella escribió estudio para mujeres, due title Salve a uno: Una guía para la sanidad emocional después del aborto.

He aquí algunas citas textuales del primer capítulo de ese estudio:

¿Sabía que Dios es su protector, proveedor, esperanza, sanador, padre y fortaleza? Él es capaz de ver todo lo que le sucede a usted. Es capaz de calmar cualquier tormenta en su vida. Es capaz de estar con usted aun cuando sus amigos y su familia no puedan. Él es capaz de darle un destino. De planificar su futuro. De abrir cada puerta para darle ese futuro. De ayudarle a volver al buen camino cada vez que usted escoja el equivocado. Es capaz de perdonarle sus pecados. Es capaz de enviar a su propio Hijo a morir por usted para que eso se cumpla. Es capaz de amarle más que nadie en esta tierra. Él es capaz de salvar su alma. 

Nuestro cuerpo humano es muy limitado: por la vida, la edad, los patrones del tiempo, la abundancia (o la carencia de ella), la posición social, las cargas emocionales, nuestras familias, las ideas que han formado para nosotros nuestras familias, la autoestima, nuestro gobierno… la lista continúa.

¿Está consciente de que Dios no tiene límites? Él no tiene un cuerpo terrenal que se envejezca y se desgaste con el paso del tiempo. El clima no lo afecta; él lo crea. A él no le importa cuánto dinero tiene usted o no tiene; él es capaz de proveer más o quitarlo. Él no se impresiona con su posición social; él es el Rey de todos los reyes. Tampoco se entristece por la carga emocional que llevamos; a él le gustaría que se lo entregáramos todo para llevarlo él. Él espera que cada día comencemos a vernos como él nos ve, no como nuestra familia nos dice que somos.

El destino de Dios para usted nunca incluyó el aborto. Cuando decidió tomar el lado izquierdo  del camino llamado Aborto, acabó en un área que no era parte del plan de Dios. Él quiere guiarla a que vuelva al camino que creó para usted. Él quiere tomar esa experiencia y transformarla en algo hermoso para él. Solo Dios puede hacer eso y lo hará si usted se lo permite.

La Nueva Traducción Viviente lo dice mejor, creo yo:

Claro que no, a pesar de todas estas cosas, nuestra victoria es absoluta por medio de Cristo, quien nos amó. Y estoy convencido de que nada podrá jamás separarnos del amor de Dios. Ni la muerte ni la vida, ni ángeles ni demonios, ni nuestros temores de hoy ni nuestras preocupaciones de mañana. Ni siquiera los poderes del infierno pueden separarnos del amor de Dios. Ningún poder en las alturas ni en las profundidades, de hecho, nada en toda la creación podrá jamás separarnos del amor de Dios, que está revelado en Cristo Jesús nuestro Señor. Romanos 8.37-39 NTV

Creo que este tiene que ser uno de los pasajes más hermosos de la Biblia. En ninguna parte dice: “Pero si tienes un aborto, Dios no te recibirá de nuevo ni te amará más”. No, dice que nada puede separarnos de su amor.

 


Las citas textuales fueron tomadas de Salve A Uno: Una guía para la sanidad emocional después del aborto, por Sheila Harper (Garden City, NY: Morgan James Publishing, LLC, 2008). Usado con permiso.